Te esperaré ;D

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Sáb Ene 29, 2011 2:33 pm

Título: Te esperaré
Autor: bele(n33)
Tipo: no estoy segura... novela
Género: fantasia romantica...
Personajes:
Jessica: la lleman Jess, es morena de piel, ojos y pelo ondulado, intenta ser amable, poro no se le da del todo bien, y por eso ha acabado algo introvertida, pero le encantaría enamorarse, como en su libro favorito, Romeo y Julieta.
Lorena: Lore, es muy dicharachera y guapa, rubia, ojos azul piscina, no controla su lengua, y se la ve perfecta en todos los sentidos, excepto en que es muy celosa.
Raquel: completa el trío de amigas, tiene el pelo rizado y pelirrojo, pero es muy introvertida, excepto con sus dos amigas, con las que comparte todo, y no se corta un pelo.
Thomas Juan: un nombre que el odia, por lo que prefiere TJ, es muy mulato, casi negro, tiene el pelo negro y los ojos verde oscuro, es latino americano, y desencaja un poco, pero es muy abierto, y procura ser amable, se preocupa mucho por la gente.
Iven: este es un personaje algo perturbado por su vida, pero es muy fiel, tiene lo ojos azules, y el pelo castaño claro (no igual que kirtash)peero... ( dará guerra con sus deseos)
ya ire poniendo a algunos mas...
Ambientación: relidad y... bueno, otros mundos...
Psinopsis: Jessica, una chica de 4º de la ESO, normal y corriente, sale con sus amigas, pero tiene un accidente y las cosas se tuercen, y ahora esta un poco perdida, ya no es su cuerpo...
Enlace a la critica: comenta!!!
y aqui os dejo la maravillosa portada que me hizo Cassandra (beavii), Wink eres la mejor


Última edición por belen33 el Sáb Ene 29, 2011 3:31 pm, editado 1 vez
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Sáb Ene 29, 2011 2:43 pm

Capítulo 1
Aquella mañana, al salir de mi casa, no deseaba otra cosa que frío. Nunca me gustó el verano, es más, lo detestaba, el frío, eso me gustaba. Ese escalofrío delicioso que te recorre la espalda cuando sopla una brisa del norte, o cuando tienes la piel de gallina al ir poco abrigada. Eso sí que me gusta. Todas las mañanas llevo una chaqueta puesta, pero al salir de casa me la quito para que el viento me recorra los brazos, me acaricie la cara, y me mordisqueé las manos.
Cuando me quité la chaqueta, note la brisa matinal acariciar todos los poros de mi piel y me estremecí con aquella gustosa sensación. Y a medida que caminaba por el bosquecillo que apartaba mi casa de la parada del autobús, note como las primeras y suaves heladas del invierno hacían crujir las hojas bajo mis pies. Miré al suelo y observe que los pequeños matojos de hierba estaban cubiertos por una brillante capa de escarcha, como la plata. Me arrodillé, y arranqué una pequeña hoja, la observé de cerca, había helado más de lo que yo creía. Aún así, el duro invierno aún no había comenzado, no había afectado a mis sentidos. Solté la hoja y vi como caía suavemente hasta aterrizar sobre los haces de hierba. No sé porque pero aquella escena me hizo sonreír. Mire al sol de frente, me aupé la mochila al hombro y cuando bajé la cabeza me pareció que todas aquellas plantas juntas formaban un inmenso mar de plata. Seguí el camino hasta llegar a la primera callejuela asfaltada. Me coloqué la chaqueta, la abroché, y corí hacia la parada para encontrarme a los cuatro gatos de siempre esperando al autobús del instituto.
Llego renqueante hasta la parada. Me senté, y me puse los cascos, escuchando música, y pensando en mi maravilloso río de plata. Entonces subió ella, sonrió y se acercó a mi trotando alegremente, se sentó y me guiñó un ojo:
¿Que tal gélida?-dijo con una sonrisa burlona-Estás roja, te aconsejo que te compres una buena bufanda con un gorro a conjunto, y te lo cales hasta que solo se te vean los ojos.
Quién mejor para subir la moral matutina que una amiga, Lore, es única, la más guapa. Pero también la más tonta, ¿a quién se le ocurre ser amiga de las chicas raras? Sus ojos azules, color de una piscina en verano, o de un copo de nieve en invierno. Seguían rápidamente todos los movimientos que los rodeaban, y se distraían por el vuelo de una mosca. Su nariz, pequeña y linda, combinaba con sus blancos dientes. Su pelo caía en mechones desordenados a ambos lados de su cara, a pesar de tenerlo recogido con una pinza por detrás, liso y rubio natural.
Aquel día llevaba mitones verdes, a conjunto con su bufanda y gorro. Su abrigo de plumas ocultaba una sencilla camiseta blanca, que combinaba con una falda vaquera, unos leggins verdes, y una botas de tacón blancas. Perfecta.
Una de sus angelicales sonrisas quitó la respiración al autobús, su carácter, alegre y simpático hacía parecer a todos, hoscos y ariscos. Lo más normal era que despilfarrase su sonrisa por todas partes. Pero cuando se enfadaba, hablaba muy rápido, y trataba mal a todos, menos a Raquel y a mí. Tan sincera, que dice lo que piensa, lo dice todo como tal y como lo ve. No la cambiaría por nada del mundo.
¡Yhuuuju!-me gritó en el oído, sacándome de mi lapsus-Tierra llamando a Jess, reacciona.
Creí que hoy te llevaba tu chófer privado-dije con sarcasmo malhumorado
No, llamé al yet, pero no hay sitio suficiente para aterrizar en el tejado del instituto-dijo Lore mientras me volvía a giñar un ojo-¿y tú, cuando vas a aprender el concepto de "prenda de abrigo"? ¿Quieres la bufanda? Parece que vayas a congelarte. El frío empieza en otoño, septiembre, no diciembre.
Tienes miedo de que te abandone-dije volviendo a la realidad-y de que enferme y te quedes solita en el, autobús. Si no pasa nada, solo te tienes que bajar cuando todo el mundo.
No, y si me paso de parada-dijo con voz de falsete-solo me preocupo por ti, no es normal, ¡Llevas una chaqueta, y yo un anorak de plumas! ¡Hola! Es noviembre, mañana nevará.
Pero no hoy.

ahi lo dejo, intentare que quede tan avanzado como el de lgg... pero bueno... ya vere como voy Wink
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Miér Feb 02, 2011 3:29 am

El autobús llegó a las puertas del instituto. Bajamos y vimos a Raquel en la acera de enfrente, tiritando y muerta de frío.
Raquel, la tercera, mi otra mejor amiga, había venido andando, y nos había esperado para que pudiésemos entrar juntas. Con un rebelde pelo cobrizo y mechones pelirrojos, Raquel era única en el mundo. Su forma de ser introvertida y habladora, se contradecía, como la conocemos desde hace mucho tiempo, con nosotras habla muchísimo, de todo y de todos, pero a los demás, ni una palabra. Sus ojos dorados oscuros se iluminaron al vernos, mientras sus finas cejas se alzaban a modo de bienvenida.
Se sacudió los rizos y dio dos saltitos para agarrarnos del brazo y tirar de nosotras hasta estar dentro del edificio.
Hola ¿Por qué ha tardado tanto el bus?-dijo a medida que se retiraba la bufanda de la boca- , me muero de frío. Tenéis que ver mis nuevas botas.
Alargó la pierna y unas botas negras se iluminaron con los fluorescentes. Eras de terciopelo, con tacón, y olían a zapatería.
Me encantan ¿De qué zapatería son?-dijo Lore con total sinceridad.
Si, que chulas-conteste con el poco entusiasmo que le dedicaba a la ropa, los chicos y la televisión.
Subimos a clase para abandonar nuestras mochilas a su suerte sobre las verdes y monótonas mesas. La clase era del mismo tamaño que las de todo el instituto. El exterior estaba pintado de verde moho. Con sus tres banderas, Europa, España y la Comunidad de Madrid, ondeando con la brisa que anunciaba el comienzo del invierno. El interior tampoco era gran cosa, el primer piso tenía veinte aulas, todas del mismo tamaño y con los mismos pupitres aburridos. El piso de abajo estaba lleno de departamentos, la sala de profesores, el laboratorio, dirección y la conserjería. El patio se componía de treinta metros que separaban el instituto de una verja de hierro, una pista de un inquietante color grisáceo, y un pequeño pabellón, o gimnasio. Todo algo destartalado.
De repente llegó corriendo, tan rápido como su ajustada falda le permitía, Andrea, una amiga de Lore.
¡Lore! -chilló mientas se pasaba la mano por la impecable falda- Hay un chico nuevo, menuda historia, se ve que es de Santo Domingo. Se le ha muerto la madre, y su padre, que es español, le ha traído a España para iniciar una nueva vida. Se llama T.J. Aún no le he visto, pero Marina me dijo que su madre le vio ayer, por el pueblo, y que era muy guapo.
¿Sabes a qué clase va?-dijo Lore, seguramente pensando en su nueva presa.
A una de las nuestras -respondió Andrea mientras sonaba el timbre-. Me voy, que no puedo tener más retrasos, chao.
Y se fue combinando pasitos y brinquitos para no desbaratar su perfecto conjunto.
Disculpad -dijo una voz masculina mientras subíamos a clase-¿Sabéis dónde está la clase de 4º A? Acabo de llegar, y estoy un poco perdido.
Cuando nos dimos la vuelta nos encontramos con un chico de piel de ébano, ojos verde oscuro y pelo negro como la pez. Era alto y musculoso, un deportista, llevaba una camiseta verde con un grueso abrigo y unos vaqueros. Su mirada desenfadada tenía un deje de nerviosismo. Por lo demás era todo un misterio.
Claro -dijo Lore adelantándose-, es nuestra clase.
Yo soy T.J. y vosotras...-se dio cuenta de que no sabía nuestros nombres.
Lorena, mejor Lore, y ellas son Raquel y Jessica, mejor Jess -dijo tirando de él mientas nos señalaba respectivamente.
Posó la mirada sobre mí y me azoracé. El sonrió y se dejó llevar por los insistentes tirones de Lore, escaleras arriba.
Encantado chicas -dijo mirándome.
Cuando llegamos a clase, el profesor de geografía, Alfredo, ya estaba esperando.
-Creo que te tienes que presentas tú- le susurró Lore al oído.
-Perdón,- dijo T.J. haciéndose oír por encima del murmullo de la clase- soy nuevo, acabo de llegar de Santo Domingo, y me dijeron que esta era mi clase, me llamo T.J.
En cuanto cesó de hablar, todos volvieron a murmurar, solo que de un tema en concreto. Resultaba de muy mal gusto.
-Bueno T.J., cuéntanos ¿Qué te ha hecho venir a España a finales de año?-preguntó el profesor.
-Mi madre murió de cáncer de mama, y mi padre, que es español, me trajo a España para...iniciar una nueva vida.-Dijo él como si contase una historia que no le perteneciera, sin concederle demasiada importancia.
-Lo sentimos todos- dijo Alfredo apenado- veo que te has hecho amigo de Lorena, Jessica y Raquel...
-Si profe, ya le hemos dado la bienvenida- chilló Lore para disipar el mal ambiente.
-¡Lorena no me interrumpas!- le reprendió el profesor- Estaba diciendo que ya que es amigo vuestro, podría ser vuestro compañero en el trabajo de investigación sobre las ciudades españolas. Quiero que hagáis cuatro grupos de cuatro y uno de cinco, para investigar sobre la ciudad española que os vaya dando. Y para que el nuevo se vaya acostumbrando a España, vuestra ciudad será Madrid, la capital.

Me pasé toda la clase oyendo hablar al profesor sobre los distintos tipos de planos, pero en realidad lo único que lograba escuchar era la voz de Raquel dando ideas para el trabajo. Al poco rato, comenzaron a llover notitas. De los veintiún alumnos que componían la clase, doce eran chicas. De repente, Alfredo se levantó y cogió uno de los pequeños papeles que aterrizaba sobre mi estuche.
-¿No está buenísimo el chico nuevo?- leyó- En cuanto acabe la clase me lo llevo a casa envuelto en papel de regalo, luego me lo presentáis.
T.J. comenzó a enrojecer mientras observaba el bombardeo de notitas que rodeaban mi mesa.
-¿y tú qué contestarías, Jessica?-inquirió el profesor.
-Ehh...-balbuceé-Que más tarde se lo presentaría y que lo de si esta bueno, es cuestión de cada uno.
El enrojeció aún más mientras toda la clase irrumpió con fuertes risotadas, yo baje la cabeza, ruborizándome.
-Bueno, T.J. la emisora de esta, estas cartitas opinan que eres guapo, y Jessica no está segura.-Dijo mirándole- ya tienes la opinión femenina de la clase. Esto es una encuesta,-abrió las notas restantes- el 45% de las chicas dicen que estas buenísimo, el 25% que has batido el récord al más guapo del instituto. El otro 30% no está seguro, o aún no ha enviado la carta.
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Sáb Feb 05, 2011 4:20 pm

Capítulo 2
A las diez y media de eses mismo sábado, Raquel, Lore, T.J. y yo estábamos en la parada del autobús, junto a mi casa. Cogimos el segundo autobús dirección Madrid de la mañana, rumbo a la capital. Raquel y yo nos sentamos en los primeros asientos, y automáticamente sacamos un libro del bolso y comenzamos a leer. Lore se sentó en paralelo a nosotras, y T.J. detrás. Raquel leía uno de sus libros de misterio y asesinatos, probablemente de Agatha Christie. Yo, por el contrario, saqué Romeo y Julieta, mi novela favorita. Lore comenzó con su ritual, maquillarse. A T.J. se le veía confuso, y nos miraba alternativamente a cada una. Cuando Lore añadió el último toque de sobra, parpadeo y miró a T.J.
-T.J. ven aquí, que no te voy a comer-dijo dando unos golpecitos al asiento contiguo al suyo. Había comenzado.
-Creí que te estabas...pintando-dijo el confuso, mientras se sentaba.
-Ya he acabado. ¡Ahhhhh!-Uno de sus largos suspiros-¿Qué tal, te gusta España?
-Si, es todo muy bonito, ¿Qué lee Jess?
-Uff, Romeo y Julieta, su libro favorito. ¿Es la primera vez que vienes a España?
-Ehhh, no, vine hace algunos años, una cuantas veces. Oye, ¿Sabes por qué le gusta ese libro?
El resto del trayecto transcurrió igual. No era la primera vez que la voz de Lore se teñía de frustración, pero aquel matiz era nuevo. Ella siempre conseguía lo que quería con un parpadeo, con una sonrisa. Los celos manchaban sus palabras. Miré de reojo. T.J. me miraba, Lore estaba detrás, a punto de echar humo por las orejas.

Cuando bajamos del autobús en Moncloa, el olor del humo y asfalto nos impactó en las caras, obligándonos a torcerlas en extrañas muecas.
Lore nos arrastró en dirección al metro. Después del divorcio de sus padres, la madre de Lore, se mudó a Madrid, y ella acabó manejándose perfectamente por allí. Por el contario, yo, odiaba Madrid, tanto humo, tanta contaminación... me mareaba. A mis padres tampoco les gustó, por eso acabe criándome en un pueblo y yendo a Madrid contadas veces.

Llegamos a la Plaza de España, Cervantes nos miraba desde su monumento, altivamente, mientras le despedíamos para bajar la calle hasta llegar al Palacio de Oriente. Unos tanto y otros tan poco. Con un maravilloso estilo barroco y más de tres mil ochocientas habitaciones, era uno de los palacios más grandes de Europa, y la Casa de Invierno de los Reyes.
Llegamos a la plaza mayor, el único sitio de Madrid del que tengo algún recuerdo. Mis tías me llevaban allí a comprar adornos de navidad. Yo disfrutaba perdiéndome entre la multitud, asustándolas, y comprando castañas calientes, o admirando las figurillas móviles de los puestos. Esa plaza me recordó a la Bella y la Bestia. Cuatro postes con varios faroles, rectos y erguidos, esperaban a que la estatua de Felipe III cobrase vida, y les ayudase a bajar.

-Lore, recuerdas las botas que me compré hace poco, va, pues te tengo que decir dónde.- Oh no, ahora no Raquel.- En la Gran Vía.
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Sáb Feb 12, 2011 7:25 pm

Subimos por la Gran Vía, los carteles te incitaban, con sus logos luminosos, haciendo resplandecer las calles con neón, a pesar de la luz del sol. Tiendas, cines, teatros, musicales, restaurantes, miles de establecimientos te llamaban con sus colores chillones "entre y compre, entre y compre".
-Es allí-dijo Raquel acelerando el paso.
Un gran cartel negro con letras verdes rezaba:

"CALZADOS DE TODOS LAS CLASES"

T.J. y yo nos acercamos al escaparate, mientras que Lore y Raquel entraban a todo prisa. Una habitación que intentaba imitar un bosquecillo, nos hirió en los ojos. Las paredes estaban pintadas de verde fosforito, había arboles de goma-espuma pegados a ellas, y falsos pájaros de colores llamativos colgaban del techo. En definitiva, parecía que había explotado una bomba repleta de colores chillones.
T.J. parecía confuso" normal" me dije " a él le habrán educado de manera que el deber y el ocio no se junten, Lore y Raquel romperán todos sus esquemas".
Tras cinco minutos dubitativos, decidí entrar a la tienda, y arrastrar a las chicas fuera. T.J. ahora me miraba perplejo, como si hubiese hecho algo malo... Al cabo de cinco minutos conseguí que nos dirigiésemos hacia Cibeles con un poco de seriedad, y sin que nadie se quedase pegado a ninguna tienda.
La fuente de Cibeles estaba erguida a la diosa de la agricultura, que poco podrá hacer entre tanto asfalto, cosa que tampoco lo dije en alto. Una dama montada en un carro tirado por leones que vigilaban, atentos, a la gente que pasaba por la calle. Bajamos por la calle del Prado, los árboles la rodeaban, y se respiraba mejor que en el resto de Madrid. Nos apostamos frente al gran museo e hicimos algunas fotos, antes de irnos al Jardín Botánico. No llegamos a entrar, pero decidí que definitivamente, aquella era mi calle favorita de Madrid.
- No estás cansada- T.J. me hablo por primera vez en todo el recorrido. No era tonto, y se había dado cuenta de que Lore se había enfadado.
-Si, -respondí- ¡LORE! ¡ESTAMOS CANSADOS Y TENEMOS HAMBRE!
Lore y Raquel iban unos metros por delante de nosotras, y nos miraron, perplejas. Ni T.J. ni yo estábamos entrenados para aguantar horas intensivas de paseo por Madrid. Ellas se entrenaban cada viernes, yendo de compras durante toda la tarde, en ese momento les envidie.
-Tan pronto, si no hemos hecho nada... -nunca lo entenderían- Bueno, en cuanto lleguemos al Retiro, buscamos un bar y comemos algo.
-Vale- respondimos lo dos a regañadientes.
Entramos en el Retiro, y caminamos mientras una fina neblina comenzaba a formarse sobre nuestras cabezas. Llegamos a la fuente del ángel caído, justo a tiempo para fotografiarla antes de que la niebla nos vendase la vista, hasta unos metros más allá. Alcanzamos el estanque, pero las barcas en las cuales se podía dar un paseo por el lago estaban recogidas y amarradas.
-No creo que podamos hacer mucho mas por aquí- vaticino Raquel- sería mejor que nos acercásemos al palacio de cristal, y esperemos un rato a que la niebla se aleje un poco, porque así, hasta Lore se perderá…
Y así, a tientas, alcanzamos el palacio de cristal, y entramos. Una exposición algo cutre sobre esculturas hechas con objetos de plástico, cotidianos y reciclados, adornaba un palacio vacio. Un pequeño atril abarrotado de folletos intactos se encontraba a nuestra derecha, y un pasillo de madera cruzaba la estancia, para volver a unirse al pasillo principal. Esperamos un rato, y como la niebla no se dispersaba, comenzamos a picar de una bolsa de patatas que había aparecido misteriosamente en el bolso de Raquel, y cuando el aburrimiento venció, acabamos saliendo a las escaleras que no van a ninguna parte.
Esas escaleras se meten en el agua y desaparecen en entre su verdoso color y los peces que pululan bajo la superficie. Nos sentamos en el antepenúltimo escalón, dejando que la punta de las converse se mojasen con las pequeñas olas formadas pos el viento. Una chaqueta cayó sobre mis hombros.
-Debes de estar helada, -dijo el observador de T.J.- te dejo mi chaqueta.
-No, gracias -dije quitándomela.-Ya traigo yo una, pero no hace tanto frio como para ponérmela.
El me miro como si hubiese dicho una tontería, pues él llevaba varios jerséis y abrigos, suficientes para parecer una cebolla. Saque mi chaqueta azul marino, y me la puse, al fin y al cabo, comenzaba a hacer frio.
Después todo paso muy deprisa, respire una bocanada de aire helado mientras colocaba mi mano sobre el suelo a pocos centímetros de mí. Note como una punzada de dolor me atravesaba la mano, y vi como T.J. retiraba su pie del suelo. Yo di un fuerte manotazo y le hice perder el equilibrio. Tras dar un traspié, se apoyo en mi espalda, e inconscientemente me empujo hacia el fin de las escaleras. El agua se metió entre mi ropa, y aguijoneó mi piel como un helado beso, que se extendía hacia el resto del cuerpo. Sentí que la cabeza se golpeaba con algo, y me hizo abrir los ojos lo suficiente como para ver que un grupo de transparentes burbujas atravesaba un océano verdoso, y llegaban hasta Raquel y Lore. Un pie enfundado en una ancha zapatilla pataleó, como un pájaro aletea volando hacia el sur.
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  belen33 el Mar Feb 15, 2011 7:04 pm

Blanco, negro, blanco, negro, blanco negro, parecía que una ruleta bicolor girase ante mis ojos. No podía ver nada, pero sentí como salía de la helada agua, para entrar en una piscina de congelante aire, que me estrechaba fuertemente hasta ahogarme. Y el agua no me permitía respirar, por lo que pare de hacerlo durante un tiempo. Un millón de moscas me rodeaban, y zumbaban ruidosamente, hasta que otro sonido similar al llanto de un bebe inundaba mis oídos. Parpadeé e intente tomar una bocanada de aire, pero el agua inundo mis pulmones, y pude sentir como me apretaban el pecho varias veces, y me alzaban, y vi una imagen difusa, un cuadro que se diluía, con figuras brillantes de gente que me rodeaba.
-Yo voy con ella -una preciosa voz femenina penetro en mis oídos.
-Voy yo, ha sido culpa mía, no os preocupéis, no será nada, llamad a sus padres y…-interrumpió una agradable voz masculina.
-Decidles que está ingresada en el hospital de puerta de hierro, y que vayan lo antes posible, vamos María, dile que arranque -otra voz masculina entró en la conversación.
El escenario cambio, y se volvió blanco, y se movía levemente, y yo me adormecí hasta entrar en un sopor, y deje de oír, y deje de ver, y deje de sentir…

Una mujer morena con una larga coleta que me rozaba el brazo, estaba colocada sobre mí.
-Vaya, has abierto los ojos, ¿Qué tal te encuentras?- dijo alegremente
Un hilillo de voz salió de mi garganta, que me escocía y me hacía daño al respirar.
-No pasa nada, aún es pronto para que hables. Tu amigo esta aquí, le voy a dejar pasar-continuó diciendo, mientras salía por la puerta. Oí unos murmullos, y alguien entró en la habitación.
-Lo siento mucho, no lo hice apropósito, -dijo atropelladamente mientras cogía una silla y se sentaba junto a mi- pero ¿Ya estas mejor no?
Yo asentí débilmente, y él me tapó un poco más con el edredón.
-En un rato llegarán tus padres, con Lore y Raquel, que les llamaron. Son las… -miro su reloj- casi las tres, has dormido algo más de una hora.
-Que ha pasado -una voz debilucha y floja se escapó de entre mis labios.
-Cuando me apoye en tu espalda, tú te caiste al agua, y te golpeaste en la espalda con uno de los escalones, perdiste el conocimiento, y tuvimos que sacarte en brazos. Bueno, llamamos a una ambulancia, que llego realmente rápido, y te reanimó, y nos fuimos juntos al hospital mientras Lore y Raquel llamaron a tus padres, que llegarán en un cuarto de hora.
Solté un suspiro, mientras él me apartaba dulcemente un mechón de pelo que me caía por la frente. Extendió la mano, y me agarró la mía con ternura, y, mirándome, volvió a repetir, susurrando:
-Lo siento, fue culpa mía.
Se agachó peligrosamente hacia mi cara, mientras colocaba su mano en mi mejilla; y me besó. Fue muy dulce, pero a mi me supo amargo, y al no tener fuerzas, me deje llevar.
Cuando se apartó, yo estaba jadeante, y él me miraba con curiosidad.
Entonces, entraron cuatro personas, en tropel, y montando un ruido escandalizante.
avatar
belen33
Opaco

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 11/01/2011
Edad : 20
Localización : dando tumbos por mi casa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Te esperaré ;D

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.